Home » La persona

La persona

Daniel Aparicio

Daniel Aparicio, Dani para sus amigos y “DaniProfe” para los frikis de Internet… nace en Vitoria-Gasteiz allá por el lejano año de 1977.

Que justamente ese año se estrenara “La Guerra de las Galaxias” vaticinaba que Dani iba a vivir a enamorado de la tecnología, las maquinitas, y en especial todas aquellas que procesasen unos y ceros.

1977_starwars
daniprofe_AmstradPC1512

Así en cuanto tuvo los primeros contactos con los prehistóricos PCs de entonces en su colegio poco tardó en convencer a sus padres para que invirtiesen una nada desdeñable cifra de las pesetas de entonces en comprarle un “modernísimo” Amstrad PC1512, con procesador Intel 8086 a 8MHz, 512Kb de RAM, disquetera de 5 1/4″ para discos de 360kbs y pantalla CGA ¡de 4 colores!

Con esta maquinita tuvo sus primeros contactos serios con la programación en Basic. Hace muy poco se despidió de este prehistórico aparato, que dormía hace años el sueño de los justos en una caja en su trastero… y ahora un afortunado eBayer es su nuevo dueño. ¡Espero que lo disfrute igual que lo hice yo!

Algo más tarde, mientras estudiaba Ingeniería Técnica en Electrónica en la universidad pública en Vitoria, comenzó a compaginar sus estudios con algunos cursos de informática puntuales en los que fue profesor: Microsoft Office, Mantenimiento de Equipos Informáticos, programación en Visual Basic…

Pronto estas colaboraciones, que entonces fueron casi todas con Instituto Europa, fueron haciéndose más y más frecuentes y cada vez más largas, hasta el punto de que una vez terminada su carrera en la universidad le ocuparon profesionalmente hasta hace muy poco.

Hoy en día, aunque su experiencia profesional hasta el momento haya estado ligada casi al completo al mundo de la formación, Dani está dedicándose al mundo de la programación y diseño Web, que considera que es una apuesta de futuro en el mundo on-line en el que hoy vivimos, en el que día a día usamos cada vez más “Herramientas Web”, y en el que cualquier empresa antes o después acaba necesitando diseñar o contratar una de estas “webapps”.